País

La capacidad del Banco Central de controlar la emisión monetaria está camino a desaparecer

La capacidad del Banco Central de controlar la emisión monetaria está camino a desaparecer
por Domingo Cavallo
El Banco Central ya ha comenzado a perder el control de la emisión monetaria y este fenómeno se acentuará apenas se produzca el vencimiento de las LECAPs y las LETES cuyos plazos fueron prorrogados entre tres y seis meses.

Si bien es
altamente probable que el Gobierno deba disponer muy pronto la suspensión
temporaria de todos los pagos de la deuda pública en Dólares, incluidas las
LETEs, con lo que liberará por varios meses (probablemente por todo el año
2020, como mínimo) al Tesoro de la carga que significan los intereses y la
amortización de los títulos que vencen en el período de la suspensión, es
inimaginable que pueda volver a suspender el pago de las LECAPs, además de
tener que pagar en los plazos originales las LECAPs y las LETES en manos de
personas humanas.

Por otro lado, es muy probable que tenga que pagar también las LECAPs y las LETES que constituyen capital de trabajo de empresas comerciales e industriales que de no recibir esos pagos se verían imposibilitados de erogar salarios e impuestos. Lo mismo ocurre con las que están en manos de provincias

Todos estos pagos,
más los que se harán necesarios para financiar el déficit fiscal remanente de
cada mes, ahora que ha desaparecido totalmente el crédito público interno y
externo, darán paso a una expansión muy rápida de la cantidad de pesos en
circulación. No hay ya espacio para que las LELIQs (que tendrán que
transformarse en un encaje remunerado) puedan seguir utilizándose para
neutralizar la expansión monetaria.

La pérdida de la
capacidad de control de la emisión monetaria es la razón por la que se hizo
inevitable la introducción de los controles de cambio. Si ellos no hubieran
sido introducidos, y, si aún introducidos no se los perfeccionaran con un
desdoblamiento que viabilice un mercado libre para todas las transacciones no
comerciales, el descontrol monetario llevaría rápidamente a la hiperinflación.

Aun cuando no se produzca en noviembre y diciembre, la hiperinflación seguirá siendo un gran riesgo durante los años 2020 y 2021

Todas estas precauciones persiguen evitar que la
hiperinflación se desate en la transición entre el gobierno saliente y el que
resulte elegido, pero no aseguran que no se vaya a producir durante 2020 o
2021.

Es clave que los asesores económicos de los candidatos
adviertan los peligros que se presentan en el horizonte y no sean
complacientes.

Relacionadas

2015 – 2019: Rendición de cuentas

Editor

La inflación en un contexto de control de cambios y fuerte emisión

Editor

Al 10 de diciembre se puede llegar sin un descontrol monetario, pero evitarlo en diciembre y los meses siguientes va a ser difícil

Editor
WhatsApp chat